Escrito de Pedro Prieto el día de la inauguración de “Velas de Tela”